Como dejar las inseguridades y la pena en la intimidad

La sexualidad al igual que los diferentes aspectos de la vida de las personas, ha ido teniendo una evolución a lo largo del tiempo, y las costumbres en ocasiones son muy difíciles dejarlas en el pasado, en esta ocasión queremos hablar de algo que todavía sigue estando vigente y es la pena y las inseguridades en la habitación. 

Esta es una situación que involucra especialmente a las mujeres, aunque a algunos hombres también, y mencionamos lo del pasado porque en épocas antigua las mujeres han sido juzgadas por su comportamiento, han sido reprimidas en la intimidad y se les han dicho cosas, todo esto hace parte del problema, aunque no es el único motivo.

Dejar las costumbres y tabúes del pasando atrás, así como superar las inseguridades que pudieran surgir, sin importar su origen, son pasos realmente importantes para permiter que todos puedan disfrutar el sexo como debe ser, esto es, de forma intensa y excitante, vivimos en una época donde las mujeres principalmente han abierto la mente, pero aún falta mucho para dejar viejos pensamientos en el pasado. 

También existen factores que generan y alimentan las inseguridades, y que van mucho más allá de las costumbres, y son aspectos más tangibles, algunos de ellos pueden ser por ejemplo, la apariencia física, siendo lo más común que la persona no se sienta cómoda con su cuerpo, ya sea por razones estéticas o porque tiene alguna condición. 

Otros factores que pueden generar desconfianza en la intimidad, pueden ser las malas experiencias vividas en el pasado, como ex parejas que bajan el autoestima y crean inseguridades, o simplemente por observar los falsos estándares de belleza que trata de imponer la sociedad, todo esto en conjunto hace que la inseguridad crezca de manera permanente. 

Que se debe hacer para adquirir confianza en la cama 

Adquirir confianza en la cama es en su mayoría un proceso que requiere trabajo de carácter psicológico y emocional, principalmente porque es válido decir que todo está en la mente, y lo que más se necesita es hacer un cambio de pensamiento y la forma con la cual se ven las cosas. 

Hablar con la pareja con la cual se va a realizar el encuentro también es importante, esencialmente porque el diálogo genera confianza, y también puede ayudar para exteriorizar los miedos, inseguridades y pensamientos. 

Una buena estrategia puede ser la de pensar que el sexo es un momento de placer personal, y efectivamente lo es, pero se trata ser un poco egoísta, siempre nos han dicho que hay que tener en cuenta el placer de la otra persona y eso es cierto, pero si se trata de adquirir confianza, quizás sea mejor aprender a disfrutar el encuentro sexual de forma personal antes de pensar en interactuar. 

Como dijimos antes lo más importante es cambiar el chip mental, y se debe comenzar a ver el sexo como algo muy normal y no como algo extraño o esporádico, se debe pensar en el como un momento para disfrutar y entregarse a plenitud, donde se puede dejar volar la imaginación y disfrutar, no se trata de demostrar nada, se trata de sentir. 

Finalmente, como en cualquier otra actividad, la práctica permite perfeccionar la manera de hacer las cosas, y el sexo no es la excepción, para ello se pueden utilizar estímulos externos como los juguetes sexuales que son una excelente ayuda, igualmente ver películas Pornográficas puede ayudar a conocer más cosas de la intimidad, de la misma forma la masturbacion es excelente para conocerse. 

Y es que el objetivo final es conocerse a uno mismo, y de manera natural se va a mejorar el autoestima y la confianza, dando como resultado una mejor vida sexual. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.